• Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram

1/6

Strata lV

2018

Derivado de strātus, el participio perfecto pasivo de sternō, -ere ("tender")

("[específicamente] tender en el suelo").

 

STRATA se inicia en el 2014 con una serie de instalaciones in-situ que articulan la tensión, los usos y abusos de la mano del hombre en el mundo material.

 

En estas obras compuestas por papel fotocopiado, una imagen nunca es igual a la otra. La degradación no cesa. La tinta se desgasta en cada una de las capas de papel que conforman desde imponentes pilares hasta murales agrietados.

 

En ciertas ocasiones STRATA invita al espectador a interactuar con la obra permitiéndole extraer algunas capas y llevarse consigo parte de esta, alterando así la topografía sugerida y creando nuevos órdenes que pulen, forman y deforman la arquitectura construida.

 

En otros casos, la imagen visual que se va deteriorando con el paso del tiempo no se evidencia como un conjunto de elementos individuales alterados por el espectador, sino que de hecho se enfoca en el soporte material protagónico de esta serie: el papel.

 

De esta manera invita a reflexionar sobre el carácter efímero del entorno para intentar comprender los estratos de lo real.

 

A través de una serie de torres de papel monumentalmente apilado, Strata IV deja de lado lo bidimensional de la imagen impresa para proponer un nuevo acercamiento que nos enfrenta a una superficie irregular compuesta por los bordes del papel y que  esboza así una interpenetración de lo sostenible y lo insostenible. Los bordes pueden ser interpretados como una erosión detenida en el tiempo: un análisis profundo sobre las fronteras arbitrarias, incomprensibles y desarticuladas de nuestra sociedad.

 

Esta reflexión interna y de índole personal también está presente en la pieza ”Buscando el Sur”, una brújula artesanal que no llega a entender su función y se enfrenta al dilema de su constante desorientación.

 

La única fotografía que cuelga en la sala se infiltra entre las fotocopias monocromáticas en un acto de persistencia. Es incómoda y punzante, logrando generar una inquietud que va más allá de sus contornos.

 

STRATA es una serie con carácter autorreferencial, que se reconstruye una y otra vez gracias a su anatomía dinámica y replantea su objeto de estudio dándonos las herramientas necesarias para descifrar la erosión que contiene lo que percibimos como paisaje natural.